Síndrome de ovario poliquístico y otros desórdenes hormonales

Rate this item
(7 votes)

La disfunción ovulatoria es la ausencia de ovulación o actividad ovulatoria anormal. Esta patología es la principal causa de infertilidad. A menudo está asociada con ciclos menstruales irregulares y generalmente es provocada por desórdenes hormonales. Por ejemplo:

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Las anomalías ováricas y adrenales son la causa más frecuente de disfunción ovárica, y el ejemplo más común de esto es el síndrome de ovario poliquístico (SOP). Se estima que 5 a 10 % de las mujeres australianas tienen SOP, pero muchas no lo saben. A menudo las mujeres con SOP tienen resistencia a la insulina, lo que provoca niveles elevados de insulina. Sus ovarios y glándulas adrenales también pueden estar produciendo demasiada testosterona. Estos desequilibrios hormonales indican que el folículo que contiene el óvulo en desarrollo no puede madurar adecuadamente. A menudo el óvulo no es liberado del ovario, por lo que no hay ovulación. El folículo que intenta ovular continúa produciendo más testosterona, y esto interfiere con el proceso ovulatorio. No pasará mucho antes de que muchos de estos pequeños quistes cubran los ovarios.
 
Si tienes SOP, probablemente has tenido ciclos irregulares desde que comenzaste a menstruar. Otros síntomas pueden ser acné, hirsutismo y aumento de peso corporal, pero algunas mujeres no tienen ninguno de estos síntomas. Cuando registras tu gráfica puedes observar un tipo de patrón mucoso fértil continuo, o días de moco pegajoso o resbaloso formando un patrón que no evoluciona hacia un máximo de fertilidad.

A las mujeres con diagnóstico de SOP usualmente se les prescribe la píldora anticonceptiva como un modo de inducir sangrados menstruales regulares. Pero la píldora sólo trata algunos de los síntomas, sin tratar la causa subyacente. Por ejemplo, tomar la píldora no trata el problema de la resistencia a la insulina, que incrementa el riesgo de desarrollar diabetes. Se deberían controlar los niveles de insulina y glucosa, y sería recomendable un tratamiento con medicación, dieta y ejercicio físico, para tratar la resistencia a la insulina. Regular los niveles de insulina y restaurar el equilibrio en la glucosa también puede ayudar a controlar la producción de testosterona. Esto ayudará a restaurar la ovulación normal y los ciclos regulares.
 
Llevar una gráfica de tus ciclos y patrones de moco cervical ayudará a tu médico a diagnosticar esta afección y planificar el tratamiento. Y si estás tratando de concebir, tu gráfica te ayudará a distinguir qué ciclos podrían ser fértiles. La dieta, el ejercicio y el tratamiento médico contribuirán a restaurar la actividad ovárica normal.

Una instructora del Método de la Ovulación Billings™ te ayudará a interpretar tu registro adecuadamente y te recomendará buscar consejo médico cuando sea necesario.

Otros desórdenes hormonales

Hiperprolactinemia: la prolactina es una hormona asociada con el amamantamiento, pero a veces, se desencadenan niveles altos de esta hormona después de tomar cierta medicación, o debido a afecciones tales como un tumor en la hipófisis o desequilibrios hormonales como hipotiroidismo. El exceso de prolactina interfiere con las hormonas que controlan el crecimiento de los folículos. Las mujeres con este desorden hormonal pueden no menstruar en absoluto, tener sangrados irregulares o tener ciclos cortos con goteo premenstrual. La hiperprolactinemia puede tratarse con medicación.

Hipertiroidismo/Hipotiroidismo: las mujeres con niveles demasiado altos de hormonas tiroideas pueden tener ciclos menstruales irregulares con largos intervalos entre menstruaciones, y sangrados inusualmente ligeros. Las mujeres cuyos niveles de hormonas tiroideas son muy bajos pueden tener sangrados irregulares que pueden ser excepcionalmente intensos y prolongados. En la sección Estudio de casos puedes leer acerca de una mujer cuyos patrones anormales de moco cervical le ayudaron a identificar una anomalía tiroidea.

Last modified on Martes, 30 Octubre 2012 15:16